sábado, 29 de junio de 2013



Acto de censura en el encuentro de Escritores del Caribe Colombiano.
 
 

 
Junio 12 de 2013
Lubbock, Texas
Estados Unidos de América
Participantes Encuentro de Escritores del Caribe colombiano.
Cordial saludo.
Por medio del siguiente comunicado, yo, Julio César Pérez Méndez, nacido en Sahagún, la llamada Ciudad Cultural de Córdoba y sede del encuentro de Escritores del Caribe colombiano, quiero dejar constancia pública de que he sido víctima de un acto de censura.
La presentación vía internet de mi primera novela, Hombre Cero, estaba programada para el día 14 de junio del presente, a las 3:00 p.m., en la Universidad Nacional Abierta y a Distancia. No obstante, a escasas 48 horas de la presentación, me confirmaron que Raúl Antonio Aldana, Secretario de Educación Municipal, y Elkin Guevara, Asesor jurídico de la alcaldía, les exigieron a los organizadores  la cancelación del evento, “debido a que en diversas oportunidades he sido crítico de la labor de Carlos Elías”, el actual alcalde.
Como si se tratara de censores o inquisidores de la Edad Media, la conducta de estos funcionarios demuestra que Carlos Elías administra atendiendo a intereses particularísimos y no con el sentido público de un funcionario de su índole. Cabe preguntarse si, en adelante, sólo aquellos que votaron o están  favor suyo serán los llamados a participar de los eventos que la alcaldía municipal patrocina.
En momentos como este vale recordar que la censura, la estigmatización y la invisibilización social son antípodas de la literatura y están más cercanas a las dictaduras o las mafias.
Gracias.
Julio César Pérez Méndez
 
Esta noticia puede ser consultada en el siguiente enlace de Sahagún Noticias: http://sahaguncordoba.com/noticias/?p=6921
 
 

 

sábado, 22 de junio de 2013


ENTREVISTA


 

Diálogo con Yehudah Abraham Dumetz Sevilla o Antonio Dumett Sevilla

Redacción  MAGAZÍN DEL CARIBE.

La siguiente entrevista realizada por el escritor, académico y periodista Roberto Montes Mathieu, al escritor y poeta loriquero Antonio Dumett Sevilla, fue publicada no en su totalidad por el Magazín del Caribe. Año VII N°. 31. Mayo- Junio de 2012. Órgano de la Asociación de Escritores del Caribe, ASECARIBE, editado en la ciudad de Bogotá. Por consiguiente, Pluma de Escritores se complace en presentarla a ustedes de manera completa con la autorización del editor de la revista Magazín del Caribe.

 

 
Antonio Dumett Sevilla. Toca la guitarra y canta las canciones de la Nueva Trova cubana, de Serrat y Joaquín Sabina. Con su padre aprendió a preparar comida mediterránea. “porque todo hombre culto debe saber cocinar”, le dijo. Conoce la lengua y la caligrafía hebrea y la historia de la lucha palestina. Escribe ensayos dentro de lo humanístico, lo político, lo social y lo cultural. Es actor de cine y director de los documentales Eva deja de ser costilla y Alas en lastre.

¿QUIÉN ES YEHUDAH ABRAHAM DUMETZ SEVILLA O ANTONIO DUMETT SEVILLA?

Es un escritor y poeta colombiano que desde muy temprana edad pudo evidenciar un interés en la lectura, la escritura, el cine, la música, la historia y la gastronomía mediterránea. Con el transcurrir de los años ha venido desarrollando el oficio de la literatura como prolongación de la memoria y, de manera apreciable la dinamización cultural. Un ser que en su vida privada e individual es un inquieto constante que tiende a escudriñar temas distintos a su campo, resaltando siempre los detalles menos vistos o manifiestos. Es un hombre que el mestizaje lo ha hecho un ser pluricultural. Buen padre, buen esposo y buen hijo.

 
HÁBLANOS DE ESE MESTIZAJE Y, ¿CÓMO HA INFLUIDO EN LA LITERATURA?

Tuve el privilegio de haber nacido en un hogar producto del encuentro biológico y cultural de dos mundos, por lo que siempre me he considerado “Hijo de Dos Mares”. El Mediterráneo y el Caribe. Gracias a este proceso étnico me declaro colombo-árabe-indoeuropeo. Ya que he podido reconocer en mí el mestizaje racial efecto del sincretismo genético. Soy un convencido que la cultura es un proceso dinámico y en el caso de la interculturización entre los seres humanos está el cambio. Mi padre de origen árabe me aportó una herencia milenaria, ese hilo de sangre libanesa, siria y palestina. Y, por vía materna reconozco el río de sangre que se arremolina en mis venas. El amerindio y africano, el español y el hebreo. Mis abuelos paternos don Miled Dumett Reshealáh y doña María Sahér Banna provienen de clanes familiares entre Líbano, Palestina y Siria. El abuelo Dumett había nacido en Tula (Toula) un pueblito de la provincia de Mohafazat al Nordeste del Líbano. La abuela María de refugiados palestinos en Damasco y Zahle. Mis abuelos maternos don Eugenio Sevilla Hernández y Calixta González Pinto, nativos de la sabana sucreña. Poseían el pelambre indígena, africano, español y hebreo. Y por supuesto, una sabiduría popular muy profunda. Mi abuela Calixta desciende de hebreos sefarditas portugueses. Siendo mis ancestros tatarabuelos don Luzio Pinto Dagamma y Deogracia Pinto Dagamma. De ellos por supuesto heredé la tradición del libro sagrado judío La Toráh.

Recuerdo que en mi infancia, la cocina en la casa de mis padres se dividía en dos. Por un lado encontrábamos aceitunas, encurtidos de pepinos, quibbe, leche cortada, arroz de almendras, humus, tahini de berenjena, pan árabe, etc. Y por el otro lado estaba el arroz de coco, el revoltillo de moncholo, la torta de ñame, el sancocho de bocachico, los tamales o pasteles de gallina criolla, etc. Todo este aspecto gastronómico que durante los 365 días del año permanecía dividido se fusionaba para parir un mestizo todas las Semanas Santas del mundo. “El QUIBBE DE MONCHOLO”. Una buena innovación en la gastronomía que mi padre se ingenió. En vez de hacerlo con carne de carnero o cordero, él lo inventó con ese pescado llamado moncholo que se ahúma y luego se expurga. Y ese soy yo “Un quibbe de moncholo” un mestizo.

Por algo se dice que “La cultura es el alma de los pueblos” y este postulado me hizo entender que estos (pueblos) a su vez están conformados por muchas raíces de otros pueblos que se van nutriendo recíprocamente en el tiempo y el espacio. La historia de árabes, judíos y cristianos, se entrecruzan en el aporte cultural que hicieron y, que aún hoy permanece. Por tal razón, siempre he afirmado que para conocer parte de nuestras costumbres comportamentales, lingüísticas, bromatológicas, religiosas y supersticiosas es necesario estudiar a los inmigrantes. El Caribe y nuestra región, en particular el valle del Sinú donde yo nací, es un verdadero crisol en el que se manifiesta con vitalidad, formas ejemplares de convivencia marcadas por una fecunda mezcla étnica y cultural, el legado de sus culturas prehispánicas y de la época colonial y las masivas inmigraciones, así como el paisaje y la biodiversidad en la región han permitido el desarrollo de un proceso literario del cual me considero heredero. Todo esta vivencia familiar me fue llevando poco a poco alimentarme literariamente no sólo de Manuel Zapata Olivella con Tierra Mojada, Changó el Gran Putas o Levántate Mulato. Sino de Luis Carlos “El Tuerto López”; el Popol Vuh. La Toráh, la Kabbaláh y, también de Khalil Gibran, Mahmoud Darwish, Saady Yousef y, Alí Ahmad Said. De don Antonio Machado, Don Miguel Hernández y, Federico García Lorca, etc. Esta vivencia dentro del mestizaje vino a coadyuvar en mí la producción estilística en el campo literario y personal; a la vez que me amplió la visión de lo local a lo universal.  Juan Gustavo Cobo Borda dijo: “Un libro esta hecho de otros libros. Los que leyó el autor, los que su obra reconoce de modo explícito o tácito, los nuevos libros que su libro suscita” y es aquí precisamente cuando considero que esta definición no pudo ser mas exacta y esto lo que soy en mi vida literaria y privada. Esto es lo que el mestizaje ha hecho de mí.
¿TE HA SIDO DIFÍCIL COMPAGINAR LO PALESTINO CON LO JUDÍO? (MENCIONA LOS ESTUDIOS DE LA TORAH, EL CONFLICTO, TU RELACIÓN CON AMBOS BANDOS ETC.)
Honestamente, no. No me ha sido difícil. Pues, la Toráh nos enseña que fuimos llamados a ser “un pueblo de sacerdotes y una nación santa” (Shemot 19:6) Cientos de años antes de la creación del movimiento bélico-político “SIONISTA”, los judíos convivían en paz y armonía con el pueblo árabe musulmán y, es un hecho demostrado que los judíos han sido buenos ciudadanos y han servido de ayuda en estas naciones hermanas como Marruecos, Egipto, Líbano, Siria, Irak e Irán. A partir de la creación del movimiento sionista, una parte del pueblo judío abandonó el verdadero y único sentido de la Toráh. Su praxis. Para convertir al SIONISMO en un pseudo-mesías o la negación tangible del verdadero judaísmo. El primer judío fue Abraham abinu (nuestro padre Abraham) padre tanto para el mundo judío como para el mundo árabe. Podemos afirmar que es el ejemplo de bondad y convivencia. Los sabios nos han enseñado que Hashem llevó al exilio a los judíos por su pecado, por alejarse de las enseñanzas de la Toráh y, sólo El HaMashías puede volver a traerlos. La vida en Tierra Santa es posible, pero cualquier intento autónomo de crear un Estado es una rebelión contra Hashem. El Talmud en (Ketubot 111a) aborda pasajes  de Shir Hashirim o Cantar de los Cantares en el Tanaj ( Biblia Hebrea. 2:2; 3:5; 8.4) aquí Salomón conjura tres veces a las hijas de Jerusalén, para no despertar o agitar el amor hasta que esté listo.  Menciona que el pueblo judío está obligado a estos tres juramentos:
 
1. No ascender a la Tierra Santa en grupo y usando la fuerza.
2. No rebelarse contra las naciones del mundo.
3. No retrasar la llegada del HaMashías (a causa de los pecados).
A finales del S. XIX tres judíos León Pinsker, Nathan Birnbaun y Teodoro Hertzl concibieron este movimiento que desde la creación del Estado de Israel en 1948 no ha parado de derramar sangre y cuyo concepto político es totalmente ajeno a la fe y a la creencia prioritaria de todo judío. Por consiguiente, soy un convencido de que la solución a este conflicto es que los judíos se vuelquen nuevamente a la Toráh tal y como ordena Hashem. Hoy día el horror y el dolor que lacera a esta parte de Oriente Medio termina si el estado sionista se retira pacíficamente. Cayó el comunismo en la URSS, cayó el muro de Berlín y, va a caer el Sionismo. Y no soy el único que piensa de esta manera. Verdaderos judíos del movimiento Neturei Karta como Los rabinos David Weiss, Moshe Beck, Moishe Arve Friedman consideran que la creación del Estado de Israel violó los juramentos que expuse anteriormente.  Entre los que se cuentan también los judíos Satmar que se oponen férreamente al Estado sionista de Israel. el Gran rabino de Satmar Rabí Joel Teitelbaum, escribió en 1960 una extensa crítica contra la ideología sionista bajo el título de Vayoel Moshe, acusando a Theodor Herzl de hereje y al Estado israelí de "Obra del Satán". Muchos otros buenos y verdaderos judíos se oponen al Estado genocida de Israel.
El rabino rabino Dovid Weiss, dice que “reivindicar esta tierra es un verdadero fraude. Palestina pertenece al pueblo palestino. La Tierra Santa, como toda tierra, nos rechaza en cuanto pretendemos ejercer nuestra dominación”. Por tal razón y atendiendo las enseñanzas de los sabios, la Toráh el Talmud y los Midrash apoyo la autodeterminación de nuestros hermanos palestinos a reclamar esta tierra que les pertenece. La Palestina Histórica pertenece a los palestinos. La idea de una solución provisoria de dos Estados lado a lado no es ni justa ni tampoco
viable. El judaísmo como se concibe en la Toráh no es enemigo del pueblo árabe ni tampoco los árabes son enemigos del pueblo judío. El sionismo que no es 
  representantes de los judíos, ha roto esa hermandad que existía en estos dos pueblos hermanos. Estoy convencido que podemos trabajar hacia el verdadero reconcilio Shalom- Shalam. Nuestra tefilah a Hashem es que el estado Israelí sea pronta y rápidamente desmantelado, que no haya derramamiento de sangre judía o Palestina.
Hasta el momento llevo muy buenas relaciones con muchos judíos y rabinos. De igual manera, llevo excelentes relaciones con mis hermanos palestinos y con su representante diplomático en Colombia. S.E. Dr. Imad Nabil Jada’a con quien tengo una estrecha relación de amistad.
¿TE IDENTIFICAS CON UN GRAN NOVELISTA JUDÍO, CANDIDATO AL NOBEL DE LITERATURA ESTE AÑO, AMOS OZ, QUIEN FUNDÓ EL MOVIMIENTO PACIFISTA SHALOM AJSHAV (PAZ AHORA)?
Bueno Roberto, te pudo decir que en parte me identifico y en parte no comparto la postura de este gran escritor que a través de sus novelas y ensayos ha elevado su voz de manera crítica en el mundo sobre la política de Israel con los demás países, con la problemática palestina y, con el derecho que cada pueblo tiene a existir en Tierra Santa. Lo que le ha acarreado múltiples críticas de sectores conservadores de derecha y ultraderecha en Israel calificándolo de traidor. A finales de los 70s funda el movimiento u ONGs llamado “Paz Ahora” de tendencia izquierdista (aunque la izquierda y la derecha en Israel para mi, son dos cara de la misma moneda, lo que implica que cualquiera de los dos que esté en el poder, no garantice verdaderos cambios consustanciales en el conflicto Palestino-Israelí.) No te puedo negar, que en este aspecto de alzar la voz me siento identificado con este escritor.  No podemos hacer silencio ante tanta barbarie, en donde inocentes palestinos y judíos son los que pagan las consecuencias. Hay que tomar una postura. Oz, ha querido lograr a través de esta organización la paz, despertando estados de conciencias en sus ciudadanos y, que estos a la vez puedan propugnar por un acuerdo de paz duradero, negociando paz por territorios.
Esto implicaría la creación de un Estado Palestino paralelo al Sionista.  Sin embargo, visto de esta manera, considero que la paz ya no sería solo con los palestinos, sino que el estado Sionista tendría que hacer las paces con Siria y devolverle a estos las Alturas del Golán. Tendría que comenzar por respetar la libre determinación de los pueblos, el respeto a no invadirlos o atacarlos como en el caso del Líbano. Para entonces sí, garantizar una estabilidad en Oriente Medio y creo que mundial.
Pero ¿Será que los halcones querrán respetar y hacer la paz? ¿Dejarán los extremistas religiosos de derecha las armas para volver a la Toráh? No lo creo. Te acuerdas, cuando el primer ministro israelí Yitzhak Rabin extendió su mano al presidente de la Autoridad Nacional Palestina Yasser Arafat, para lograr por fin un acuerdo de paz. Bueno, pregúntate NO quien lo mató sino ¿Quién estaba detrás del extremista judío que disparo el arma contra Rabin? ¿Por qué no quisieron la paz en ese momento histórico? De igual forma ¿Quién estaba detrás del atentado que cobro la muerte del activista de la organización “Paz Ahora” Emil Grunzweig; o la bomba por parte de extremistas judíos contra Zeev Sternhell? El verdadero enemigo es el sistema o régimen SIONISTA quien no quiere la paz y sus tentáculos o hilos mueven títeres que tampoco quieren la paz.
¿Sabias Roberto, que el sanguinario de Amir Péretz, ministro de defensa laborista entre 2006 y 2007 fue miembro de la organización Paz Ahora, la misma que fundó el novelista Oz? Y que este halcón en 2006 ordenó el bombardeo aéreo sobre pueblos y ciudades del Líbano, y en Beit Hanun Gaza, dañando infraestructuras esenciales, como el agua, depósitos de petróleo y generadores eléctricos. Las bombas dañaron hospitales, clínicas y colegios lugares protegidos expresamente por la Ley Internacional. El bombardeo deliberado e indiscriminado de las aéreas civiles constituye un crimen de guerra. Por estos crímenes de Guerra y contra la Humanidad tres judíos marroquíes que trabajan a favor de los DDHH presentaron una demanda formal en el Tribunal Supremo de Marruecos contra Peretz.
Amos Oz manifiesta que: “Ya no hay que elegir entre estar a favor de Israel o de Palestina, hay que estar a favor de la paz” pero como estar a favor de la paz si el verdadero enemigo sigue en pie y, no es el judío y tampoco el palestino. Sino como lo expresé anteriormente, es el régimen SIONISTA. Este es el verdadero enemigo, este es el verdadero TERRORISTA. Y aquí tengo que decir que “sionismo” no es “judaísmo”. Entonces hay que primero acabar con el verdadero enemigo, para luego construir la paz. El sionismo con sus propagandas mediáticas, le está haciendo creer al mundo que árabes y judíos son enemigos y que el conflicto es religioso. Pues bien Roberto, aquí me alejo de la ideología de este gran escritor para reafirmar mi posición como practicante de judaísmo, practicante de la Toráh. Los verdaderos judíos ponen en práctica las enseñanzas de los sabios, la Toráh el Talmud y los Midrash. De hecho, la Toráh, mandata a todos los judíos esparcidos por la faz de la tierra que esperen la llegada del MASHÍAS en los países en donde se encuentran. Siendo leales a estas naciones en donde viven, observando sus leyes con absoluto respeto. He aprendido de algunos rabinos de Neturei Karta, verdaderos judíos, hombres piadosos y de paz, que solo con la llegada del Mesías podrá reconstruirse el reino de Israel y, que este no será impuesto por la fuerza ni por medio de las armas ya que nacerá de un cambio sustancial de los niveles de conciencia de la humanidad (Yirmiahu 31:33; Mijá 4). La Toráh, es clara y advierte que cualquier intento por adelantar la reconstrucción del reino de Israel por una vía distinta a la que plantea el verdadero judaísmo está condenado a terminar en un cruento baño de sangre.
Por tal razón, en este sentido estoy en total desacuerdo con el gran escritor Amos Oz. Mi tefilah a Hashem es que el estado Israelí sea pronta y rápidamente desmantelado, que no haya derramamiento de sangre judía o Palestina y que seamos merecedores de ver la revelación completa de la gloria de Hashem en el mundo. La Palestina Histórica pertenece a los palestinos. La idea de una solución provisoria de dos Estados lado a lado no es ni justa ni tampoco
viable.

¿LA IZQUIERDA DE OTRO GRAN ESCRITOR JUDÍO, ESTE SEFARDITA Y DEL MOVIMIENTO SAHLOM AJSHAV ES IGUAL O ENCUENTRAS DEIFERENCIA?
 
Veras Roberto, si te estás refiriendo al caso del escritor judío sefardita Abraham B Yehoshúa podría decirte que tiene leves diferencia casi que imperceptibles como cuando expone el concepto  o postulado de “INTEGRAR AL OTRO” en donde plantea que las raíces identitarias sin duda se encuentran en el aspecto espacial Mediterráneo y una de las características de este es la integración o inclusión del otro, en donde cabe el judío el musulmán y el cristiano. Que dice abogar por la reconciliación y rechaza la ocupación de territorios. Suena muy prometedor. Sin embargo Roberto, este respetado escritor inspirador del movimiento PAZ AHORA cuando habla del árabe se refiere a estos como fanáticos. Y, por el otro lado defiende a capa y espada un SIONISMO POLÍTICO que para mi es el régimen que hay que tumbar para poder lograr definitivamente la paz en esta parte de Oriente Medio. En el fondo son iguales estos escritores miembros y fundadores del movimiento Paz Ahora que hace parte del Movimiento Sionista Democrático.
 
¿POR QUÉ CONSIDERAS LA POESÍA COMO "MÉTODO LIBERADOR”? (DE QUÉ Y DE QUIÉN)
La poesía es el puente que nos une con todo aquello que nos rodea y, con lo que a diario vivimos. Si bien es cierto esta no puede eliminar las armas de destrucciones masiva y convencionales, sí tiene el poder de influir y transformar la mentalidad de aquellos que las utilizan.
La poesía más allá del simple oficio literario, hay que apreciarla y valorarla como el único medio avezado en desentrañar una carga espiritual que origine en las sociedades diversos estados de consciencia, capaz de derribar las barreras  y romper las cadenas de la pertenencia fanática. En este sentido, La poesía es un elemento dinámico que viene a conmover al Ser, a salvarlo, a crear un sinfín de sensaciones, porque está más allá de las simples concepciones literarias, étnicas, políticas y religiosas. Analizado de esta forma, la poesía se convierte en el espejo de tolerancia y convivencia de la sociedad, sensibilizando y encendiendo la chispa de vida de un pueblo, cuyos hilos se han entretejido con el de otros pueblos para alimentarse recíprocamente en el tiempo y el espacio. Por eso considero y digo que es un método liberador. Liberador de este sistema que nos amarga y nos corroe, de los noticieros mediáticos, de los asesinos de cuello blanco y de los de pies descalzos, de los políticos corruptos que hoy monopolizan la cultura, En fin. El verdadero artista jamás estará del lado feo o del lado del opresor. Siempre el poeta, el artista mostrará un mundo diferente. Un método liberador.
TU PRIMER LIBRO ES EL OTOÑO DE TOÑO, HÁBLANOS DE ÉL.

Este trabajo poético lo realicé cuando era estudiante de la Universidad de Córdoba. Allá por el año 1999 y, que vio la luz en el año 2001 gracias a la ayuda de una buena amiga de la familia, Luz Amparo Calad. Quien fue mecenas de este proyecto. La revisión y el prólogo los hizo el maestro Alexis Zapata Meza. Para entonces, me convertí en el primer estudiante del recién abierto programa de Español y Literatura, en publicar una Obra Literaria. Pese a que el título de este poemario fue el resultado de un mal asesoramiento por parte de alguno, el contenido en sí, los poemas tuvieron muy buena acogida. Recuerdo una carta que desde la Casa de Poesía Siva vino una mañana a mi hogar, para alegrarnos a todos. La extinta poetisa María Mercedes Carranza me comunicaba en esa carta que mis poemas le parecían una fresca y muy buena propuesta. Que había leído con detenimiento mis poemas y les había dado lectura en público.
 
Puedo decir de este trabajo literario que es un poemario con musicalidad. En donde hallamos imágenes de ángeles de piedra, de amores cortesanos, de llanto y pétalos de hielo y de voces en exilio. En él están plasmadas aquellas tardes grises de la fría capital bogotana donde viví mucho tiempo y que envejecen al calor de la ira y el vino rojo que nos embriaga con sonatas de boleros, para luego derramarse en sábanas de sueños mojadas por una risa de lluvia. En el “El Otoño de Toño” podemos recorrer en cada verso un camino de sombras, fantasmas, vientos nocturnos, voces de recuerdo, lamento de blues, bailes de danzarina sublimes, guitarras de maestro, rostros opacados por la sombra, jardines y raíces. El Otoño de Toño no es un estado ambiental sino anímico, del alma, en donde se muestra una preocupación por los rostros que se marchitan tras los rayos de la indiferencia, conmovido por la sombra de impunidad y trastocado de vientos melancólicos con olor a PATRIA. Ese es EL OTOÑO DE TOÑO.
 
¿TIEMPO ENTRE DOS AGUAS, TU SEGUNDO LIBRO DE POESÍA, ES MÁS EXPRESIVO DE LA MULTICULTURALIDAD REGIONAL?
Por supuesto. Allí  hablo de mi pueblo, Lorica con su calle de los turcos, que fue en mi infancia “el extranjero” por el idioma en que hablaban aquellos libaneses y sirios cuando se encontraban para hacer negocios. La Lorica de grandes panaderías que en el recodo de mi memoria aún deja escuchar las algarabías y seseos, escapando a prisa por la boca de aquellos viejos españoles que asaban el pan. De los italianos alguno de ellos con su fábrica de lechería o de los Avena  con su enorme pilador de arroz que en mi inocencia de niño asocié con la Avena Quaker. De franceses y judíos sembrados en esta hermosa tierra sinuana porque un buen día el corazón de aluvión de una mujer nativa engulló sus raíces. Aquella Lorica en la que miraba con asombro, esos viejos indígenas con su lengua rendida en un precario español, trepados en sus enormes balsas que desde el Alto Sinú, venían para vender el venado, el plátano y otros productos. O de aquellos venidos desde el Resguardo, inspirando terror con sus negros maletines, llevando en su cuerpo cientos de semillas llamadas Mate, ensartadas por un hilo rojo cuyo propósito era el de asegurar a los niños de cualquier enfermedad maligna y, ahuyentarles el “mal de ojos”. De no haber sido por la diversidad cultural que rodeó mi infancia, no hubiera sido posible traer hoy estos poéticos recuerdos que le arrebaté a un “Tiempo entre dos Aguas”.
 
¿DÓNDE UBICAS TUS ENSAYOS?
Bueno Roberto, mis ensayos están ubicados dentro de lo humanístico, lo político, lo social y lo cultural. Son líneas que tengo muy bien definidas y llevo trabajándolas varios años en esta clase de géneros literarios.
 
¿Y TU CONDICIÓN DE ACTOR Y DE DIRECTOR DE CINE?
 Mi experiencia en el cine comenzó en el año 2001. Cuando tome clases en un Seminario taller sobre Cine y Teatro. Dirigido por el director de cine Ítalo-venezolano Antonio Sabinelli Piscitelli y el actor Colombo-venezolano Yugui López. Fueron mis primeros pasos en el séptimo arte y aproveché para reforzar lo teatral que venía conmigo desde el colegio. Luego En el año 2004 me llegó la hora de actuar en el film “¿Por qué me llevas al hospital en canoa papá? Basado en un cuento del escritor David Sánchez Juliao y dirigida por su sobrino el director de cine Rafael Loaiza Sánchez. Encarné a un duro y agresivo teniente de policía. Mi papel gustó mucho. No obstante, siempre me apoyé en los consejos y técnicas del actor consagrado Yugui López, quien venía trabajando con Román Chalbaud. Simplemente soy  un actor natural. En el 2006 actúe en el film “El gran Sadini” aquí donde hice de un inmigrante judío que era dueño del único hotel del pueblo “El Hotel Roma” en esta película hice muchos diálogos en hebreo. Y este año 2012 actúe el la película “Juancho el Pajarero” Basado también uno de los cuento del escritor David Sánchez Juliao y dirigida por el director de cine Rafael Loaiza Sánchez. En esta ocasión hice de antagonista de Juancho. Encarné a un contrabandista de aves exóticas apodado “El gavilán”.
Mi primer documental realizado se llamó “Eva deja de ser Costilla, 2005” allí mostramos la problemática de la mujer ribereña del Bajo Sinú. Aquella que comercializa con pescado todos los días del mundo. Aquella aguerrida mujer sin esposo  que maneja la economía familiar y que a fuerza de pescado y tenacidad para negociar, educa a sus hijos y los convierte en profesionales universitarios. Es un homenaje a esta hermosa mujer. Este documental lo realizamos con el apoyo de La Asociación de Productores para el Desarrollo Comunitario de la Ciénaga Grande del Bajo Sinú – ASPROCIG.
Mi segundo documental lo llamé “Alas en Lastre 2007” en donde hacemos una denuncia sobre el abandono de muchos niños en barrios marginados por parte del gobierno municipal y el deterioro que para la época tenía el hogar de Bienestar Los Pisingos. Un hogar de paso para estos chiquillos.
 
ADEMÁS DE LA LENGUA Y LA CALIGRAFÍA HEBREA Y LA HISTORIA HEBREO-PALESTINA ERES UN GRAN CONOCEDOR DE LA “GASTRONOMÍA”
Bueno Roberto, tu puedes dar testimonio de eso, ya que fuiste mi invitado junto a Miriam a comer en mi hogar. La comida mediterránea es mi fuerte. Aprendí con mi padre a preparar muchos platos. No pertenece a un país en especial, ya que engloba los países que hacen parte del Mediterráneo. Es una buena y sana cocina. Quizá el principal ingrediente que une a esta cocina es el aceite de oliva. El vino. Entre las verduras utilizadas en la cocina mediterránea están el ajo, la cebolla, el tomate, la zanahoria, los pepinos, las legumbres, los pimentones y el ají picante. También utilizamos mucho las aceitunas y las alcaparras. Siempre que mi madre viajaba en vacaciones con mis hermanas a visitar a mis abuelos, yo me quedaba con el viejo. Allí comencé como ayudante de él en el proceso gastronómico mediterráneo. Solía decir: “Todo hombre culto debe saber cocinar”. Papá me enseñó a preparar el Tajín de carnero que lo prepararé ahora en agosto cuando tú estés en Sincelejo para que lo pruebes. Este se hace en una olla de barro, agregamos el aceite de oliva y sofreímos las cebollas cortadas en rodajas, añadimos entonces el carnero y condimentamos con todas las especias y ajos picados, y dejamos hacer a fuego fuerte hasta que la carne esté dorada. Añadimos los tomates pelados y cortados a cuadraditos y añadimos 2 vasos de agua, el limón troceado y las aceitunas y dejamos hacer hasta que el carnero esté tierno. De igual forma aprendí a preparar el tabbulé; El Quibbe; el Humus con tahini; Berenjena asada con tahini; La Musaka que consiste en una especie de lasaña en la que en vez de pasta se usa la berenjena. Berenjena Rellenas con arroz y carne; Calabazas Rellenas con arroz y carne; la Shawarma; el arroz de almendras; de berenjena y, paró aquí porque ya me dio hambre.
 
 
 
 
 
 
 

PRELUDIO CON CENSURA A LA LIBERTAD DEL ARTE


PRELUDIO CON CENSURA A LA LIBERTAD DEL ARTE‏    

Por: Nicolás Ramón Contreras Hernández.

 

RED INDEPENDENTISTA DEL CARIBE


En los preámbulos del XI Parlamento de Escritores del Caribe y del mundo de Cartagena,  que se llevará a cabo en la primera quincena de agosto de 2013, el panorama de la libertad de ejercer el arte, sufre uno de los peores ataques de los alcaldes y sus áulicos, comerciantes electorales que entienden los resultados de los comicios locales, como una licencia para hacer de todo con base en una mega inversión,  que los convierte en dueños no sólo de los dineros de la "Res Pública", es de decir del dinero de todos porque es el dinero de los impuestos, sino que envalentonados por todo un entorno de actores armados que matan e intimidan como Pedro por su casa en casi todo el país- hay que decirlo- actúan muchos de ellos,  como brutales dictadores contra gestores y creadores del arte.

Esta suerte de ley del más fuerte que se pasa por el forro - así en estos términos vulgares- los fundamentos de la ética mínima en el ejercicio del poder, amparada en una licencia para todos que la costumbre política mercantil da a los alcaldes y las casas electoreras que lo sustentan,  con todo su repertorio de violencia y arbitrariedad, ha hecho que lugares de la región Caribe importantes en las letras y demás escenarios de las bellas artes con gestión cultural respetable en el pasado reciente, como Lorica, Sahagún, Cereté o Aracataca, hoy en el mundillo especializado de los gestores y creadores, no sea noticia por ser la cuna de personajes como David Sánchez Juliao, Manuel Zapata Olivella; Raúl Gómez Jattin- homenajeado del parlamento en esta versión- o Leopoldo Berdella de la Espriella, sino porque en estos dos importantes espacios de la gestión cultural,  se están protagonizando los más vulgares casos de persecución y censura artística.

En Lorica, el alcalde y todo el poder de fuego de la casa Jattin, tiene como la víctima favorita de sus desaguisados al poeta y gestor cultural Antonio -Yejuda- Dumett Sevilla, a quien no sólo se le cerraron las puertas abruptamente en las narices, bloqueando cualquier tipo de participación democrática y por derecho constitucional, como por ejemplo y vaya ironía, la posibilidad de poder regresar a la asamblea del Observatorio Cultural y participar en el Premio Nacional de Literatura Manuel Zapata Olivella, de donde fue excluido y del que el mismo creador hoy perseguido ayudó a crear. El bloqueo es tan duro para el creador, que la invitación a eventos importantes como los realizados en Boyacá, Bogotá, Cartagena y otros lugares del país, que debieron contar con algún tipo de apoyo municipal, requirieron por el contrario,  del esfuerzo económico del autor y de sus amigos más allegados, quienes le han venido colaborando hasta en oficios - para nada indignos- sino espacios de sitio laboral no usuales para un creador con resultados, como la cocina de sancochos y otras delicias, para que el compañero Dumett Sevilla gane algo de dinero con dignidad.

En Cereté por ejemplo, el alcalde famoso a nivel nacional por su fobia contra las figuras de santos de la religión católica, decidió también incluir dentro de sus iras olímpicas y evangélicas a la creadora Lena Reza, la gestora del espacio de impulso cultural y de culto a la memoria de los dos más grandes hijos literarios de Cereté, la Región Caribe y Colombia, como son el poeta Raúl Gómez Jattin y el no menos importante literato infantil, protagonista de hitos narrativos en las letras nacionales desde la representación multicultural con dignidad como lo fue en vida, Leopoldo Berdella de la Espriella: a Lena Reza se le constriñe y vetan sus gestiones culturales, incluido el trabajo en el espacio físico y cultural que parió su vientre de gestora del arte y creadora literaria incansable.

Para no quedarse atrás, la administración de Sahagún decidió declarar blanco de sus odios burocráticos sobre lo público, nada más y nada menos que al escritor recientemente premiado internacionalmente, Julio César Pérez; y al eximio declamador Daudet Salgado Brun, ganador de los certámenes más importantes del género, quienes han tenido que soportar arbitrariedades como el desconocimiento y bloqueo a cualquier espacio de acción literaria y artística en la ciudad cultural de Colombia, tanto en los espacios públicos como en los privados, donde las ramificaciones del poder político presionan con toda la potencia de sus malas artes administrativas. Ejemplo de ello, el fallido acto de censura y veto que trató de ejercer el alcalde de Sahagún sobre la celebración de los demás creadores del municipio, que debieron festejar a puerta cerrada, el premio internacional del escritor Julio César Pérez, so pena de ser perseguidos, constreñidos y censurados con la misma sevicia desde la alcaldía que hoy es de hecho propiedad privada.

En Aracataca la tierra de Gabriel García Márquez, el alcalde de ese municipio molesto con el creador Rafael Darío Jiménez decidió atacar con todo el poder de su condición de alcalde no sólo al creador sino a la casa museo en honor al creador de Cien Años de Soledad, en una abierta competencia con el alcalde de Lorica, quien cuenta como su ejecutor contra Dummett Sevilla,  al pintor Adriano Ríos Sossa, de quien se dice que al son de los designios y fobias de los últimos alcaldes, realiza hermosas creaciones donde se borra un personaje como David Sánchez Juliao, porque no era del agrado del alcalde de turno que tuvo con el neurasténico creador, un altercado de opinión.

Este panorama constituye un reto para quienes parlamentamos este año, obligados a no ser indiferentes contra aquellos ogros que usurpando lo público y convirtiéndolo en hacienda particular para agredir a quien no gusta, realizan estos actos deleznables sobre los cuales, propongo, el parlamento y los amigos a nivel internacional, deben pronunciarse... Debemos pronunciarnos sin ambages y sin miedos.

 

martes, 9 de octubre de 2012


LOS LUNARES DE RAIMUNDO "RAYMOND" E GÓMEZCÁSSERES
 

Por: Nicolás Ramón Contreras Hernández.
RED INDEPENDENTISTA DEL CARIBE.
Observatorio Independiente de Medios.

                                                                 
Causa estupor académico y literario, el comentario del “escritor” Raymundo E Gómezcásseres, un literato bastante publicado en el periódico El Túnel, por varias de sus aseveraciones sobre el 8º Encuentro Internacional de Escritores Sucreños, porque además de ser incoherentes e inconsistentes con la moral y la ética del escritor, mucho más lo son con el alarde de literato de la tradición culterana, cuando le espeta al lector un latinajo de Agustín - un santificado teólogo de Calabria Italia del siglo XIII- el cual citaré en toda su extensión en el siguiente párrafo, a partir del cual, comento la nota publicada por el Meridiano de Córdoba, el día 21 de agosto del año 2012, sobre este evento realizado en Sincelejo (Sucre) del 30 de julio al 4 de agosto de 2012 y que tuvo la presencia de escritores de Venezuela, El Salvador y Palestina, a través del embajador de ese país y de escritores Colombo palestinos como Yehudah Abraham Dumetz Sevilla, mas conocido en el ámbito artístico como Antonio Dumett Sevilla, participación ésta, que indigestó las sensibilidades y estéticas pro-sionistas de Raymundo, que aparece firmando su escrito con la versión anglo de su nombre, "Raymond".
La cita mencionada en el párrafo anterior dice textualmente: “Ars est recta ratio factibilium” (El arte es el recto conocimiento de lo que se debe hacer)". Para quienes estuvimos en el evento, calificar la participación del embajador de Palestina Dr. Imad Nabil Jada´a, como un lunar, no sólo es una lamentable falacia en tan importante escritor, no tanto por las calificaciones dermatológicas aplicadas al evento como no deseables, es decir, la falta de público, sino porque cuanto al momento de la presentación de la embajada palestina- por el contrario- el teatro estuvo colmado y atento, escuchando la lectura y comentarios de poemas sobre el literato y acuarelista poético nacional de la Palestina ocupada, Mahmoud Darwish, un poeta famoso en los círculos literarios globales y mediterráneos especializados.

Darwish, fina pluma que denunció en sus versos a través de fábulas poéticas y acuarelas literarias los crímenes del sionismo, empleando hermosos símiles como el evento de José vendido por sus hermanos descrito en varios textos sacros del medio oriente, es un poeta casi desconocido en Colombia por varias razones, como el tutelaje pro sionista de las editoriales colombianas, aún embelesadas con el cuento del pueblo elegido y las lógicas de CNN y todo un mundo de aculturación judeocristiana, explotado por el sionista a través de novelistas, guionistas y cineastas orgánicos y beneficiarios de este emporio como Ken Follet, Robert Ludlum, John Le Carré, Graham Greene, Steven Spilberg o Jerry Bruckheimer, el niño maravilla de este grupo de propagandistas desde el arte, que nos han vendido el cuento goebbelsiano de moda desde 1954: "los palestinos son unos malvados psicópatas y los sionistas=judíos son los campeones de la justicia, que junto a las fuerzas del eje USA/OTAN, limpian el mundo de sabandijas indeseables, como por ejemplo, el Islam, a través de la CIA y el Mossad, los templarios de los siglos XX y XXI".

Y como la poesía de Darwish refuta ese cuentecito para niños grandes, en eso consistió el pecado de Antonio Dumett Sevilla (Yehudah Dumett Sevilla), Alex Montero y el embajador Imad Nabil Jada'a, quien pudo estar en esta cita literaria, gracias a que sobrevivió en Panamá hace varios años- hago la aclaración- a los ataques de los pistoleros del Mossad, esos sicarios "buenos", que defienden la (in) justicia exterminando a cuanta figura política contestataria del mundo árabe puedan asesinar, verbigracia los científicos iraníes o los sobrevivientes que deben recurrir a las armas para sobrevivir a sus bombardeos "buenos", hasta con fósforo blanco, como lo dijo el informe Gold Stone de la ONU, hecho precisamente por un abogado sudafricano de origen judío, quien pese a su retractación dejó en evidencia, que si bien los milicianos palestinos cometieron perfidia al usar símbolos y recursos médicos del hospital de Gaza, la fuerza aérea sionista cometió crímenes de lesa humanidad, al atacar indiscriminadamente población civil.

Por supuesto que ni el embajador, ni el asesor, ni mucho menos Antonio Dumett Sevilla (Yehudah Abraham Dumett Sevilla), el poeta entre dos aguas, el cordobés que escribe versos donde se funden el Mediterráneo y el río Sinú en las Aguas de la Ciénaga de Lorica, se dedicaron en palabras de "Raymond E", quien los acusa de, "hacer proselitismo político por la causa palestina", sino que por el contrario, ellos hicieron la tarea de dar a conocer a un escritor ignorado por muchos escritores que olvidan que, además del arte por el placer, también existe un arte comprometido en la poesía y la pintura, por ejemplo, entre los cuales se cuenta a Pablo Neruda, Miguel Ángel Asturias, Diego E Rivera, Oswaldo Guayasamín o el inmortal y casi nunca ponderado en las aguas politizadas del Nobel de literatura, el peruano César Vallejo. Los sindicados por Raymond/Raimundo de pecar contra los dogmas de la sionofilia, jamás contaron todo eso que yo he dicho en la argumentación de esta nota, en donde reitero que el arte no sólo tiene derecho a reflejar mundos e inspiraciones lúdicas interiores, sino mundos y realidades que además tienen que ver con la sociedad y el mundo exterior, que sustenta al poeta como ser histórico que ocupa un lugar en el tiempo y en el espacio.

Se entiende que es jodido para mentes con arteriosclerosis intelectual, que les desacomoden el huesito ontológico del "judío=sionismo=bueno", lo cual la delegación palestina jamás pretendió como intención manifiesta, pero de lo cual les acusa arteramente Raymond E. Si se hubiese tratado de eso, habrían tocado el tema de los judíos radicales de la Neturei Karta, que llaman a los sionistas farsantes y criminales tergiversadores de la Torah, esos que saludaron a Ahmadinejad en su visita a Nueva York y fueron catalogados por el fascismo y la ignorancia ilustrada de CNN en versión anglófona como "traidores", porque piensan que el reino de Dios (Yahvé/Jah) no es de este mundo, sino un reino espiritual que no tiene nada que ver con guerras e invasiones, un judaísmo que no es igual para nada a sionismo como nos han enseñado skinnerianamente a través de la repetición audiovisual y literaria de los grandes emporios editoriales y cinematográficos del sionismo. Neturei Karta por ejemplo, dice que en Palestina sólo debe existir un estado palestino y nada más, que es hasta herético hablar con base en la Torah, como se hace tradicionalmente desde el derecho internacional de las armas, de un estado judío en la Palestina ocupada.

A esa otra versión de los hechos, es a lo que temen personas como Raymond y por eso ladran con saña desde la ultraderecha de El Meridiano. Sin embargo yo creo que el otro lunar de esta nota de Raymond/Raimundo, está implícita en la inmoralidad literaria de cuestionar el homenaje a El Túnel, porque no son sucreños. Por paradojas de la vida, un profesor cordobés, Julio Díaz Miranda en San Antero Córdoba, desde el área de Lengua Castellana, promueve a escritores sucreños como Amaury Pérez Banquet, Ignacio Verbel Vergara, Roberto Montes Mathieus o incluso, escritores andinos de origen judío auténtico como Mario Mendoza el autor de “Satanás”, a través de su proyecto de literatura experiencial, en el cual los estudiantes van a los sitios natales del escritor o son recreados en la literatura, pese al bajo presupuesto, algo en lo cual lleva más tiempo Ignacio Verbel Vergara desde su puesto académico en Luis Patrón Rosano en Tolú, porque la literatura como el amor no se impone, es un espacio en los hábitos, por gusto, ejemplo de vida, gestión y seducción.

No Raymond, no se necesitan de cátedras de literatura sucreña ni nada de eso que nunca ha funcionado, como por ejemplo, las inservibles cátedras "afrocolombiana" o Simón Bolívar, lo que se necesita es voluntad y ganas y ver la literatura como un acto supremo que nos acerca al verdadero Dios de justicia, pues ni Dios ni la literatura por ser divinas, tienen fronteras, o de no, jamás existieran amores como el de Roberto Montes Mathieus y Miriam Castillo, ambos escritores y gestores literarios, sucreño él, cordobesa ella. El verdadero literato es humanista y no sectario, debe estar dispuesto a denunciar la injusticia venga de donde venga, no basta con escribir ensayos eruditos o echar latinajos a diestra y siniestra para descrestar lectores. Tampoco funcionan las cátedras con docentes con pereza literaria, secretarías y ministerios de educación dedicados a privatizar y no a acompañar procesos, por eso son inviables este tipo de propuestas, derretidas por la realidad de los contextos humanos e institucionales.

Además de los lunares de nuestro dermatólogo de las letras, en el octavo Encuentro se dieron animadas tertulias y disertaciones sesudas sobre la dialéctica global y local histórica entre arte y filosofía, como la de Dalín Miranda Salcedo y Numas Armando Gil; o ese soberbio conversatorio sobre desarrollo económico y región, conducido con mucha solvencia intelectual por Cristo García Tapia, y en el cual nuestras sobrias y lúcidas inteligencias (Adolfo Meisel Roca, Inaldo Acosta Chávez y Blas Ojeda) tocaron el tema de la Mojana, entre otros. O ese honesto, sapiente y experimentado conversatorio entre Adolfo Pacheco y Rubén Darío Salcedo sobre la música de acordeón del Caribe Colombiano, conducido con mucha elegancia por Julio Sierra Domínguez y Numas Armando Gil. Por eso repugnan notas como esta, de un académico que se rebaja al estatus más fascistoide de censor orgánico literario del sionismo.

Estoy seguro que se le quedó engatillado a Raymond E, su lunarcito por la presencia de Piedad Córdoba, Iván Cepeda y los sobrevivientes del exterminio paramilitar en pro del latifundismo de los Montes de María, que ahora lo son de Eh Ave María Pues, a pesar de la ley de víctimas, pues siguen en poder de los representantes andinos de la plomocracia. Por tener esa audacia, festejamos quienes vemos la literatura como un escenario abierto al debate y a la creación, la presencia al frente de El Fondo Mixto, de escritores exitosos como José Luis González Mendoza, quien junto a José Ramón Mercado, en versos en nada distintos a los de Mahmoud Darwish, denunciaron los exilios forzados por la ocupación latifundista armada de terratenientes del eje Antioquia/Región Caribe, que aún pasean su sombra siniestra por los Montes de María…Tal vez por eso los mochuelos se han ido a cantar a otro mundo y a otra parte, exiliados por balas paramilitares y talas, hechas con el lenguaje de las motosierras.


PD: hoy 8 de octubre de 2012, se denuncia un nuevo ataque aéreo sobre la franja de Gaza por parte de los genocidas "buenos" del estado de Israel, quienes desde sus fuerzas aéreas bombardearon a civiles desarmados, incluso con armas prohibidas por ser químicas, como el fósforo blanco. Lunes 8 de Octubre de 2012, 01:16 am. Ataque de Israel a Gaza deja dos palestinos muertos y 11 heridos

 

martes, 26 de junio de 2012

Un tal prólogo de García Márquez

Por JAIME DE LA HOZ SIMANCA*


Una de las razones que esgrime el editor Fernando Jaramillo, reconocido gabólogo, para afirmar que el prólogo que supuestamente escribió Gabriel García Márquez para la edición de Cien Años de Soledad en lengua wayunaaiki no es de su autoría, es la de que el mago de Aracataca no ha escrito más después de la aparición de la novela Memoria de mis putas tristes, publicada en 2004 por el Grupo Editorial Norma y Mondadori.

Jaramillo –gabitero, como a sí mismo se llama–, es el creador de memorabiliaggm, el portal de internet que rastrea la vida y obra de García Márquez y en el que aparecen, desde 1999, en estricto orden, todos los textos y referencias que se publican del Premio Nobel, casi todos los días, en los más recónditos espacios de revistas y periódicos del mundo hispanoamericano. En ese mismo portal también está el controvertido prólogo –reproducido del que publicó en exclusiva el diario El Heraldo en la edición del 18 de abril de 2012–, y sobre el cual opinaron escritores y periodistas, entre ellos, el cronista Alberto Salcedo Ramos, quien dijo, segundos antes de explotar una sonora carcajada: “Si ese prólogo lo escribió García Márquez, entonces yo escribí La Divina Comedia”. Pero las dudas son mayores, como se verá más adelante.

Reconocidos diarios de América, como El Comercio, de Ecuador, presentaron la noticia del prólogo como si hubiera sido una reaparición del Nobel después de un largo y justificado silencio. Otros, lo han reproducido sin comentarios al margen; pero, entre seguidores, conocedores, gabólatras y simples lectores de su obra, las suspicacias alcanzan niveles de mayor altura. Varios escritores consultados prefirieron salidas diplomáticas o gambetas cortas. Uno de ellos afirmó: “No quiero líos. Esta vez paso”.

En 2010 se habló por primera vez, públicamente, acerca de la traducción de Cien Años de Soledad al wayuunaiki, lengua que hablan quinientos mil indígenas de la etnia wayuu distribuidos entre el departamento de La Guajira y el Estado Zulia de Venezuela. Según el Documento de Política Etnoeducativa No. 2 del Ministerio de Educación Nacional, Tomo II, el 71% de la población wayuu no lee ni escribe español.

Gabriel García Márquez y su familia han mostrado siempre sus simpatías por La Guajira, tierra donde nacieron Luisa Santiaga Márquez, madre del escritor, y Nicolás Márquez, abuelo del mismo. Su abuela, Tranquilina Iguarán, es de origen wayuu. En Cien años de soledad son visibles dos personajes de esa comunidad: Visitación y Cataure, quienes arriban a Macondo con la peste del insomnio.

Inicialmente se llevó a cabo una reunión en medio del Festival indígena de Uribia de 2010, y en ella participaron prestigiosos lingüistas y especialistas del español y el wayuunaiki, al igual que la Ministra de Educación de entonces, Paula Moreno, quien avaló el proyecto que también integran asesores e ilustradores de la obra. Después de posteriores encuentros, entre el 18 y 20 de mayo pasado, el grupo apareció en Riohacha, donde adelantó varias sesiones de trabajo. Pero días antes, el mundo macondiano fue sorprendido con la publicación de un extraño prólogo de seis breves párrafos en cuyo final aparece el nombre de Gabriel García Márquez.

LOS PRÓLOGOS DE GABO. La reciente información sobre el último prólogo atribuido a García Márquez explica que es el cuarto que escribe a lo largo de su dilatada carrera; sin embargo, al aguijonear los recuerdos, o al echar un vistazo a su abundante producción literaria, es evidente que el número de prólogos escritos por Gabo se extravía en un laberinto de presentaciones, reseñas de primeras páginas de las obras, prefacios e introducciones que diluyen cualquier conteo que se intente. Hay muchos prólogos memorables de electrizantes metáforas y giros asombrosos que reducen al de la edición de Cien años de soledad en wayuunaiki a un simple escolio de principiante.

Así, a vuelapluma, registra uno al Gabo prologuista al encontrar su firma y el año –83– al final del texto que anteceden las notas y caricaturas de Héctor Osuna, quien ese mismo año publicó el libro Osuna de frente. En tal prólogo, titulado La historia vista de espaldas, remata nuestro Nobel de literatura:

“Su negocio parece ser la salvación de las almas. Y su única posición legítima, en consecuencia, sólo puede ser la de los cristianos primitivos, que en el circo romano se dejaban comer por los leones cantando plegarias de amor, porque estaban tan convencidos como Osuna de que en la lógica de Dios eran ellos quienes se estaban comiendo a los leones”.

Cuatro años después, la editorial Mondadori publicó el libro Habla Fidel, escrito por el veterano periodista italiano Gianni Mina. Se trata de una extensa entrevista que alcanzan las 350 páginas, incluido el deslumbrante y extenso prólogo de García Márquez, quien lo titula así: Fidel Castro: el oficio de la palabra hablada. Dicho prólogo comienza de la siguiente manera:

“Refiriéndose a un visitante extranjero al que había acompañado durante una semana en una gira por el interior de Cuba, Fidel Castro dijo: ‘Cómo hablará ese hombre, que habla más que yo’. Basta conocer un poco a Fidel Castro para saber que era una exageración suya, y de las más grandes, pues no es posible concebir a alguien más adicto que él al hábito de la conversación. Su devoción por la palabra es casi mágica. Al principio de la revolución, apenas una semana después de su entrada triunfal en La Habana, habló sin tregua por la televisión durante siete horas. Debe ser un récord mundial…”.

En 1996, la Imprenta Nacional de Colombia terminó de imprimir el libro de Álvaro Mutis, La mansión de Araucaíma y otros relatos, y en él apareció un prólogo escrito por García Márquez que, tal vez, concluyó meses antes de que la obra se conociera. O años. Se titula Mi amigo Mutis y el párrafo de entrada es el siguiente:

“Álvaro Mutis y yo habíamos hecho el pacto de no hablar en público el uno del otro, ni bien ni mal, como una vacuna contra la viruela de los elogios mutuos. Sin embargo, hace diez años justos y en ese mismo sitio, él violó aquel pacto de salubridad social, sólo porque no le gustó el peluquero que le recomendé. He esperado desde entonces una ocasión para comerme el plato frío de la venganza, y creo que no habrá otra más propicia que ésta”.

En 2003, Gabo prologó el libro El cerebro y el mito del yo, del científico Rodolfo Llinás. En uno de sus apartes afirma que “este libro maestro en el que Rodolfo Llinás propone la tesis casi lírica de que el cerebro, protegido por la coraza del cráneo, ha evolucionado hasta el punto de transmitirnos imágenes del mundo externo que –a diferencia de las plantas arraigadas– nos permiten movernos en libertad sobre la tierra. Más asombroso aún: son ensueños regidos por los sentidos en la oscuridad y el silencio absolutos, que al ser elaborados por el cerebro se convierten en nuestros pensamientos, deseos y temores. O –como pudo decirlo Calderón de la Barca- es el milagro racional de soñar con los ojos abiertos”.

El Áncora Editores presentó en 1997 el libro Memorias del expresidente Alberto Lleras Camargo y en él destaca el siguiente párrafo escrito por el prologuista Gabriel García Márquez:

“Lo conocí en Ciudad de México en la primavera de 1970. Apareció como un recuerdo de mi adolescencia bajo los árboles floridos del Paseo de la Reforma, con el vestido azul de rayas blancas con que solían uniformarse los hombres del poder (…) Después de un apretón de su mano cargada de una energía recóndita, me dijo: Camine y nos tomamos un trago”.

En 1984 fue publicado el libro Hemingway en Cuba, de Norberto Fuentes, quien nueve años después abandonaría la Isla gracias a la ayuda de García Márquez, autor del prólogo que catapultó el nombre del escritor cubano. El último párrafo de esa pieza literaria dice así:

“El resultado final es este reportaje encarnizado y clarificador de casi setecientas páginas que acabo de leer en sus originales, y que nos devuelve al Hemingway vivo y un poco pueril que muchos creíamos vislumbrar apenas entre las líneas de sus cuentos magistrales. El Hemingway nuestro: un hombre azorado por la incertidumbre y la brevedad de la vida, que nunca tuvo más de un invitado en su mesa y que logró descifrar como pocos en la historia humana los misterios prácticos del oficio más solitario del mundo”.

Asimismo, existen prólogos de García Márquez a un texto antológico de Cortázar, a La muerte en la Calle, cuentos de José Félix Fuenmayor, a un diccionario de uso del español actual, y a sus propias novelas Del amor y otros demonios y Doce cuentos peregrinos. En la última de las novelas citadas, el prologuista concluye así:

“Siempre he creído que toda versión de un cuento es mejor que la anterior. ¿Cómo saber entonces cuál debe ser la última? Es un secreto del oficio que no obedece a las leyes de la inteligencia sino a la magia de los instintos, como sabe la cocinera cuando está la sopa. De todos modos, por las dudas, no volveré a leerlos, como nunca he vuelto a leer ninguno de mis libros por temor de arrepentirme. El que los lea sabrá qué hacer con ellos. Por fortuna, para estos doce cuentos peregrinos terminar en el cesto de los papeles debe ser como el alivio de volver a casa”.
 
VARIACIONES ALREDEDOR DE UN TAL PRÓLOGO. No sería la primera vez que un texto apócrifo se atribuye a un escritor cruzado por el prestigio, la fama y la universalización de su obra. La historia de la literatura universal registra los más inverosímiles casos de suplantación, entrevistas falsas y textos inventados.

García Márquez no escapa a lo anterior; al contrario, ha sido víctima de los más divertidos disparates. Él mismo cuenta, en una columna publicada en 1982 y recopilada en Notas de prensa, que un día al despertar en su cama de México leyó en un periódico que había dictado una conferencia el día anterior en Las Palmas de Gran Canaria, al otro lado del océano. Seguidamente aclaró que no había estado en ese sitio ni el día anterior ni en los veintidós años precedentes.

Hace varios años circuló en internet el texto La marioneta de trapo, atribuido a Gabriel García Márquez. Era, en el fondo, su despedida de este mundo. El texto tenía el siguiente comienzo:

“Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo, y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero, en definitiva pensaría todo lo que digo. Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan. Dormiría poco y soñaría más. Entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz…”.

El inusitado eco que tal texto tuvo en los medios, y el juego de otros más a la trampa tendida, obligó a que el mismo Nobel aclarara mediante su inconfundible desparpajo. Inicialmente dijo que el texto era tan malo que no valía la pena desmentirlo. Después agregó que lo que podría matarlo no era el cáncer que padecía sino la vergüenza de que alguien creyera que de verdad era él quien había escrito una cosa tan cursi.

Jaime Abello Banfi, director de la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, FNPI, expresó a distintos medios que el texto era totalmente apócrifo; además, recordó que algo similar había ocurrido con Jorge Luis Borges, a quien se le atribuyó la autoría de un poema mediocre titulado Instantes.

Pregunto ahora a Abello por el prólogo a la edición de Cien años de soledad en wayuunaiki y me dice que no lo conoce, que no sabe nada del tal prólogo. “Voy a hablar con Jaime García Márquez a ver qué opina al respecto”, agregó.

En el mismo sentido se expresó Margarita Márquez Caballero, una de las fieles secretarias de García Márquez desde tiempos lejanos: “Sé del proyecto de traducir la obra de Gabo al wayuunaiki. Además, conozco a Félix Carrillo, director de ese proyecto; pero, desconozco lo del prólogo. Hablaré con Mercedes Barcha”, dijo.

Por su parte, el gabólogo Fernando Jaramillo me expuso las siguientes razones:

“Cuando publiqué en memorabiliaggm el prólogo de la edición de Cien años de soledad en wayuunaiki, mi celular no dejó de sonar para preguntarme si me había creido el cuento de que eso lo había escrito Gabo. Todos los gabiteros de 5 mil kilómetros a la redonda gritaron que esa vaina no es de Gabo. ¿Por qué no es de Gabo?, preguntamos los gabiteros. Primero, porque no tiene el tono, ni el ritmo ni la cadencia poética del estilo de Gabriel García Márquez. Y segundo, porque en la lista de los agradecimientos se nota mucho la mano del traductor, que es de quien decimos que escribió y firmó por García Márquez. Aunque, conociendo a Gabo, no tiene nada de raro que le haya dicho: ‘Escríbelo tú, ahí’. Para mamarnos gallo a todos”.

Y remata: “…Pero van a vender toda la edición en 15 minutos. Todos los coleccionistas de traducciones de Cien años de soledad en el mundo (que son miles), están a la espera de la publicación y me han pedido que los mantenga informados de ese momento. En La Guajira van a vender 2 ejemplares”.

La escritora, narradora, ensayista y profesora de literatura hispanoamericana en la Universidad Complutense de Madrid, Consuelo Triviño Anzola, autora de la novela La semilla de la ira, me señaló lo siguiente: “La verdad es que no soy experta en García Márquez, pero creo reconocer su estilo en las crónicas, en los prólogos y en algunas declaraciones suyas. El prólogo que se le adjudica aquí es tan neutro que, en mi humilde opinión, y sin el ánimo de polemizar con nadie, pudo haberlo escrito cualquier persona”.

El escritor, periodista, ensayista y crítico literario, Óscar Collazos, autor de 15 novelas y del libro García Márquez: La soledad y la gloria, su vida y su obra, me contesta de la siguiente forma: “Sabía que se estaba traduciendo Cien años de soledad al wayuunaiki. Si me piden un concepto sobre el estilo y lenguaje de ese prólogo, digo que no encuentro a Gabo en ninguna de sus líneas. ¿Cuándo lo escribió? Es una interpretación personal. Hay que dirigirse a Jaime García Márquez. Tal vez él pueda decir algo más preciso”.

El antropólogo, escritor y columnista de origen wayuu, Weildler Guerra, defiende con gran fervor la iniciativa de traducir Cien años de soledad a la lengua de etnia, y espera la obra con gran ansiedad; pero tiene su propia opinión acerca del prólogo:

“Dudo de que allí esté la prosa de Gabo. Esa no es su estética ni su ritmo, el cual luce descolorido. Ahí no está García Márquez. El piensa muy bien para elaborar cada frase. La prosa que conocemos de él es siempre fulgurante”.

En el mismo sentido se expresa la escritora y abogada wayuu, Estercilia Simanca Pushaina, quien agrega: “como lectora de García Márquez esperaba un prólogo en el que estuviera visible más él, quien siempre ha querido resaltar su origen materno. El prólogo me parece frío y distante. Siento, sin confirmarlo, que no es de la autoría de Gabo. Es más, creo que ni siquiera lo dictó”.

Finalmente, el escritor y poeta guajiro, Miguel Ángel López, ganador del concurso Casa de Las Américas, no sólo defiende la iniciativa con argumentos sólidos en los que la importancia radicaría en el símbolo de interculturalidad, sino que “ese texto no es prólogo, sólo es un escolio de agradecimiento de alguien ya cansado”.

PRÓLOGO

El siguiente es el prólogo atribuido a Gabriel García Márquez para la edición de Cien años de soledad en lengua wayuunaiki:
El recuerdo constante de la provincia de La Guajira me lleva al reencuentro con la mirada de mis abuelos, mi madre, hermanos, tíos y primos, regados por veredas y pueblos de esa tierra cálida y rebelde, ligada a mi alma de viajero indómito.
Aquí y ahora, me siento envuelto en ese universo que tanto me ha marcado: La Guajira. Y todo, porque mi primo Félix Carrillo Hinojosa se propuso lo que nunca se había pensado: traducir Cien años de soledad al wayuunaiki.
Al ver el texto del ejemplar de Cien años de soledad, traducido por nativos de la cultura Wayuu, me he sentido como Palabrero Mayor, en condiciones de expresar la fortaleza de esta raza de hombres cálidos y siempre impetuosos.
Y aquí estamos juntos, en un abrazo fraternal, que en nuestra tierra es eterno al escuchar qué han sentido al traducir al wayuunaiki, la obra que ha llevado al mítico pueblo de Macondo a muchos lectores en los más alejados rincones del mundo.
Hay que reconocer la intensa y laboriosa tarea de los traductores, asesores e ilustradores de La Guajira colombiana y venezolana que, en esa habla, es una sola.
Gracias a los traductores, María Margarita Pimienta, Jackeline Romero Epiayú, Edxa Montiel, Jorge Pocaterra, José Ángel Fernández, Luis Beltrán, los asesores Esteban Mosonyi, Nemesio Montiel, Pipo Álvarez, Clotilde Navarro, Justo Pérez y los ilustradores Robinson Arévalo y Guillermo Jayariyú, quienes reflejaron desde el universo Wayuu, la ficción de Cien años de soledad.

Gabriel García Márquez

ELMUNDO.com
El Cultural
Madrid – España
1º de junio de 2012